Las vacunas son como medallas de honor que usted puede darle a sus hijos con orgullo; tan simple como eso. Cuando ellos están protegidos, están bien. Pueden salir al mundo y ser niños, jugar con sus amigos, tener aventuras y vivir la vida como solo los niños saben hacerlo.