Resource Center

Vacunas para los adolescentes y adultos

¡Los bebés y niños pequeños no son los únicos que necesitan vacunas para mantenerse sanos!  Los adolescentes y adultos están en riesgo de contraer ciertas enfermedades prevenibles, y la mejor manera de asegurar que estén protegidos es preguntarle al proveedor de servicios médicos si las vacunas están al día.

Vacunarse en la adolescencia o adultez también puede prevenir la transmisión de enfermedades a los bebés y otros miembros de la familia y la comunidad que no pueden vacunarse. La vacuna Tdap (tétano, difteria y tos ferina) se recomienda para los padres, abuelos, hermanos, proveedores de cuidados y otras personas en contacto regular con los recién nacidos.  Cuando las persona cercanas se vacunan contra la tos ferina, crean una barrera de protección alrededor del recién nacido que disminuye la posibilidad de que contraiga la enfermedad. Esta barrera es especialmente importante para los recién nacidos, quienes tienen el mayor índice de tos ferina. Del 87 al 100% de las muertes causadas por la tos ferina, la víctima es un bebé menor de seis meses.  Se recomienda que todos los familiares y visitantes frecuentes se vacunen contra la tos ferina al menos dos semanas antes de entrar en contacto con los bebés.

¿Qué vacunas necesitan los niños y adolescentes entre 7 y 18 años?

Tétano, difteria y tos ferina (Tdap): se recomienda una dosis a los 11 o 12 años
                 
La vacuna Tdap protege contra tres enfermedades graves: tétano, difteria y tos ferina.  La difteria es una enfermedad bacteriana contagiosa que afecta el sistema respiratorio; la tos ferina es causada por la transmisión de una bacteria y puede generar semanas de tos violenta, y en tétano es una bacteria que se encuentra en la tierra que puede causar rigidez de la mandíbula. Las tres enfermedades son potencialmente mortales.

El virus del papiloma humano  (VPH): se recomiendan tres dosis entre los 11 y los 12 años

Es importante que todos los jóvenes se vacunen contra el VPH. El VPH es un virus común y una de las principales causas de cáncer cervical en las mujeres y de verrugas genitales en hombres y mujeres.

La vacuna meningocócica conjugada (MCV4): se recomienda una dosis entre los 11 y 12 años, y una de refuerzo los 16 años

La enfermedad meningocócica es provocada por una bacteria y es la principal causa de meningitis bacteriana, una infección del cerebro y la médula espinal en niños y adolescentes. Los efectos secundarios graves incluyen la pérdida de extremidades, sordera, problemas del sistema nervioso e, incluso, la muerte.

La influenza (gripa): se recomienda una dosis anual para todas las personas a partir de los seis meses de edad

La influenza es un infección viral altamente contagiosa que afecta la nariz, la garganta y los pulmones. Usualmente, los síntomas duran desde algunos días a varias semanas pero las complicaciones pueden causar hospitalización e, incluso, la muerte, particularmente entre los ancianos y niños. ¡Vacunarse anualmente contra la influenza es importante para mantenerse saludable!


¿Qué vacunas necesitan los adultos?

La influenza: se recomienda una dosis anual para todas las personas, a partir de los seis meses de edad

La influenza es un infección viral altamente contagiosa que afecta la nariz, la garganta y los pulmones. Usualmente, los síntomas duran desde algunos días a varias semanas y las complicaciones pueden requerir hospitalización e, incluso, causar la muerte, particularmente entre los ancianos y niños. ¡Vacunarse anualmente contra la influenza es importante para mantenerse saludable!

Tétano, difteria y tos ferina (Tdap): se recomienda una dosis de la Tdap entre los 11 o 12 años, seguida de una dosis de refuerzo cada diez años
                 
La vacuna Tdap protege contra tres enfermedades graves: tétano, difteria y tos ferina. La difteria es una enfermedad bacteriana contagiosa que afecta el sistema respiratorio; la tos ferina es causada por la transmisión de una bacteria y puede generar semanas de tos violenta, y el tétano lo causa una bacteria que se encuentra en la tierra que puede causar rigidez de la mandíbula. Las tres enfermedades son potencialmente mortales.

La varicela: se recomiendan dos dosis entre los 19 y 65 años*
*
Para quienes no se han vacunado o no presentan señales de infecciones
La varicela es muy contagiosa y se transmite fácilmente. Los síntomas incluyen una erupción con ampollas y comezón, cansancio y fiebre. Aunque la varicela es usualmente leve, algunos casos pueden causar complicaciones graves que requieren de hospitalización y/o que pueden ser mortales.

El virus del papiloma humano  (VPH): Se recomiendan tres dosis para las mujeres de hasta 26 y para los hombres de hasta 21 años*
* Si no se han recibido las tres dosis recomendadas entre los 11 y 12 años

Es importante que todos los hombres y mujeres reciban la vacuna contra el VPH.  El VPH es un virus común y una de las principales causas de cáncer cervical en las mujeres y de verrugas genitales en hombres y mujeres.

El herpes zoster (culebrilla): Se recomienda una dosis para los adultos a partir de los 60 años

La culebrilla ocurre porque el mismo virus que causa la varicela puede permanecer en el cuerpo en estado inactivo.  El virus puede reactivarse años después y causar culebrilla.  Aproximadamente la mitad de los casos ocurren en hombres y mujeres a partir de los 60 años. 


El sarampión, las paperas y la rubéola (MMR):
Se recomienda una o dos dosis para los adultos entre 19 y 55 años

La vacuna MMR protege contra estas tres enfermedades mortales pero a la vez, prevenibles.  El sarampión es una de las enfermedades prevenibles más contagiosas; causa erupciones, fiebre, tos y, en ciertos casos, neumonía, convulsiones e incluso, la muerte.  Las paperas es una enfermedad infecciosa que causa fiebre, dolor de cabeza, inflamación dolorosa de las glándulas de la parte inferior de la mandíbula y puede tener complicaciones graves.  La rubéola, un virus que se transmite a través de la tos y los estornudos, usualmente causa una enfermedad leve con fiebre, erupciones e inflamación glandular, pero puede ocasionar complicaciones graves para las mujeres embarazadas y sus hijos por nacer.

La vacuna neumocócica conjugada de valencia 13 (PCV13) y la vacuna polisacárida (PPSV23): se recomienda una dosis de la PCV13 o la PPSV23 para los adultos a partir de los 65 años*
*La PCV13 y la PPSV23 son dos tipos distintos de vacunas neumocócicas. Debemos hablar con el doctor o profesional médico para saber cuál de las dos (o ambas) es la más adecuada para nosotros.

La neumonía es una infección seria para los adultos y causa otras complicaciones, incluyendo infección de oído y de los senos nasales, y meningitis.  En ciertos casos, la enfermedad neumocócica puede ser mortal o causar problemas a largo plazo, tales como daño cerebral, sordera y pérdida de las extremidades, por lo que es muy importante que los adultos se vacunen contra esta enfermedad. 

Recursos sobre las vacunas para los adolescentes y adultos

Recursos del CDC sobre las vacunas para adultos
Use los recursos en línea del CDC para saber más y compartir información sobre las vacunas para adultos y las enfermedades que previenen. Incluye folletos, anuncios de servicio público y tarjetas virtuales.

Información sobre las vacunas
Use la información de Immunization Action Coalition sobre las vacunas para aprender sobre cada una de ellas, su importancia, las recomendaciones y los posibles efectos secundarios.

Hoja de información sobre las vacunas para adultos  

 

Hoja de información sobre las vacunas para preadolescentes y adolescentes 

 

Folleto de inmunización para adolescentes


Comparte esta página con tus amigos

1. De:
2. Para:
3. Título:
4. Mensaje: